Ejemplo de dieta Perricone

Cuando queremos bajar de peso, la mayoría de las veces pensamos que podemos hacerlo sin necesidad de seguir las pautas de una dieta predeterminada.

Por lo general, comenzamos  por eliminar ciertos alimentos y dar mayor preponderancia a otros, no obstante, a los pocos días dejamos de cuidarnos con la excusa de no saber que comer.

Si te ves retratada en esta circunstancia, déjame decirte que no estás sola, sino que formas parte de una inmensa comunidad de personas que comienzan a hacer dieta todos los lunes, para dejarla los jueves.

Esto sucede porque no nos ceñimos a un menú que nos sirva de guía y peor aun, desconocemos el por qué de excluir algunos alimentos de nuestra ingesta diaria.

Para salir de dudas, a continuación veremos un ejemplo de la dieta del Dr. Perricone y luego, unos cuantos tips que te serán de gran ayuda en esta nueva empresa de deshacerte de los kilos que te sobran.

 IMAGEN II

Ejemplo de menú de la dieta Perricone

Todos los días al levantarte, debes hidratar tu organismo con uno o dos vasos de agua.

Desayuno: Según la dieta Perricone,  es necesario que la primera comida del día te provea de proteínas, por lo tanto un desayuno modelo estaría compuesto por:

  • Una tortilla con tres claras y una yema de huevo o una ración de  salmón fresco a la plancha, hervida o al horno, que pese entre 100 y 170 gramos.
  • Media taza de avena tradicional, preparada en agua o leche descremada.
  • 1/3 de taza de fresas  frescas o una tajada de melón.
  • Puedes beber agua o una infusión de té verde.

Almuerzo: en el almuerzo se le da prioridad a todos los vegetales de hojas verdes, algunas verduras que estén libre de almidón y las porciones de proteínas. Este plato podría componerse de la siguiente manera:

  • Una ración de salmón a la plancha o una trucha pequeña al horno o una lata de atún envasado en agua.
  • Un plato grande de ensalada de hojas verdes como espinaca, lechuga, acelgas y célery, aderezada con limón y un poco de aceite de oliva extra virgen. O una taza de brócoli hervido, judiías y guisantes, aderezados con mostaza Dijon. O coles de Bruselas con pimienta blanca y sal.
  • Una pera. O una taza de moras.
  • 1 y ½ vasos de agua. O una infusión de té verde.

Merienda 1: Esta merienda está especialmente dirigida a evitar la ansiedad que produce estar a dieta, acortando la espera entre una comida y otra. Además, está científicamente comprobado que hacer varias comidas a lo largo del día en porciones pequeñas, acelera el metabolismo y contribuye a la pérdida de peso.

  • 1 yogur natural. O un trozo pequeño de pechuga de pollo natural hervida.
  • 1 kiwi
  • 1 y ½ vasos de agua.

Cena: Para muchas personas, la cena constituye la comida fuerte del día, por esta razón a esta hora, se incrementa un poco la cantidad de alimentos recomendados, a saber:

  • 170 gramos de salmón a la plancha. O la misma cantidad de pechuga de pavo magra. O una pieza de lenguado a la parrilla. Una hamburguesa de pollo a la plancha. O  una trucha mediana al horno.
  • 1 taza de ensalada verde, con aceite de oliva extra virgen o zumo de limón.
  • 8 coles de Bruselas al vapor. O  espárragos y brócoli. O espinacas con aceite de oliva extra virgen.
  • Una rebanada de melón.
  • Té verde o  1 vaso de agua.

Merienda 2: se recomienda la post-cena, para evitar las ganas de picar algo dulce antes de comer. Por ejemplo.

  • 1/3 de taza de nueces o almendras.
  • ½ manzana verde.
  • Infusión de té verde o 1  vaso de agua.

IMAGEN I

Esta dieta recomienda:

  • Tomar dos litros de agua a lo largo del día y no sólo con las comidas.
  • Comer lentamente y saborear cada componente del plato.
  • Comer las proteínas primero.
  • Hacer actividad física diaria para conseguir bajar de peso más rápido.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *